• 11 NOV 17

    bacterias intestinales

    El cáncer colorrectal es una de las enfermedades crónicas cuya prevención exige una buena nutrición, para – entre otros beneficios – obtener una correcta microbiota intestinal. Como siempre, las enfermedades crónicas, cuando se estudian con detalle nos aportan importante información para su tratamiento y prevención.

    Probióticos para ayudar en prevención y tratamiento de enfermedades crónicas

    Incluso con una alimentación sana, es conveniente tomar de vez en cuando un buen probiótico. Pero un buen probiótico tiene que ser elegido en función del estado actual de la microbio otra intestinal y de los síntomas que se presente. En muchos casos son sobretodo factores medioambientales y el estrés los que hacen necesarios el administrar esporádicamente probióticos para mantener un buen estado de salud en general y un buen funcionamiento del sistema inmune en concreto.
    Científicos en el Reino Unido analizaron detenidamente cómo la introducción de los probióticos podría cambiar los microbiomas intestinales y descubrieron que no solo puede ayudar a prevenir la formación de tumores, sino incluso a tratar los existentes, (enlace del estudio). De hecho, su investigación, publicada en The American Journal of Pathology, encontró que la bacteria intestinal Lactobacillus reuteri tiene el potencial para tratar el cáncer de colon, el tercer cáncer más común en los Estados Unidos que no sea el cáncer de piel.
    Varios estudios, incluido uno en Malasia y al menos una revisión intensiva  de muchos estudios dirigidos al tema, ya habían determinado que existen varios factores que aumentan la incidencia del cáncer colorrectal, como el diagnóstico de enfermedad inflamatoria intestinal, ciertos factores genéticos, falta de ejercicio, ingesta de carne roja, bajo consumo de vegetales y frutas, fumando, y tener sobrepeso u obesidad.
    Si bien muchos de los mecanismos involucrados no se conocieron de inmediato, la investigación indica que los probióticos pueden desempeñar un papel protagónico en su prevención, con Lactobacillus reuteri, un probiótico natural en mamíferos, reduciendo la inflamación intestinal.
    Para el estudio, los investigadores administraron L. reuteri a ratones deficientes en HDC (así como a otros ratones que recibieron un placebo para comparación) para regular su respuesta inmune para la observación. DSS, una sustancia que estimula la inflamación, se utilizó junto con el azoximetano, un producto químico cancerígeno, para inducir la formación de tumores.

    Procedimientos de estudio y prueba positiva para probióticos

    Utilizando la tomografía de emisión de positrones para buscar tumores, los científicos observaron que los ratones tratados con probióticos tenían menos tumores, y los que tenían eran más pequeños en comparación con los ratones con placebo, cuyos tumores eran más grandes y más numerosos.
    Medical News Today explicó:
    “En ratones adultos, se ha observado que la falta de una enzima llamada histidina descarboxilasa (HDC) hace que los animales sean significativamente más susceptibles de desarrollar cáncer colorrectal asociado con la inflamación de los intestinos. HDC es producido por L. reuteri y ayuda a convertir L -histidina, que es un aminoácido importante para la síntesis de proteínas, a la histamina, que es un compuesto orgánico involucrado en la regulación de la respuesta inmune “. (enlace del estudio)

    La importancia de las buenas y malas bacterias intestinales

    Cuando su microbioma intestinal está equilibrado, reflejará un aumento de energía porque, en general, está más saludable. Cuando su microbioma carece de bacterias saludables, como informan los investigadores, se siente físicamente agotado y su rendimiento sufre.
    El perfil del microbioma puede cambiar a medida que la persona envejece.  Debido esto se recomienda que todas las personas, incluso las sanas tomen a veces un buen probiótico. Su cuerpo consta de alrededor de 100 billones de microbios que, cuando se equilibran adecuadamente, protegen su intestino, la función del sistema inmunitario y, en consecuencia, su salud general. Así es como funciona:

    “Los microorganismos intestinales ayudan a digerir sus alimentos, y los subproductos de los microbios que comen sus alimentos (sí, es extraño pero funciona) pueden ser útiles para su sistema. Alrededor del 75 por ciento de su suministro de vitamina K se produce en los intestinos por las bacterias intestinales. Las bacterias intestinales también ayudan al cuerpo a producir sus propias vitaminas B y absorber las vitaminas B que provienen de los alimentos “. (enlace)
    Muchos factores pueden cambiar su salud intestinal, para bien o para mal: su dieta, exposición a gérmenes, estrés, drogas, consumo de alcohol, su peso…
    Notarás que hay un factor más que puede afectar el equilibrio de tu bacteria intestinal, y ese es la edad. También puede notar que, además de la edad, todo el resto se puede controlar. Si alguna vez te has maravillado de la forma en que un niño de 5 años puede jugar en un patio de recreo durante horas, y los estudiantes universitarios pueden quedarse despiertos estudiando noche tras noche sin parecer afectados, los microbiomas intestinales, en gran medida, son responsables de esto.

    Consigue su propio ‘nuevo’ intestino

    Su salud a menudo es un resultado directo de las conductas en las que estuvo involucrado la semana pasada, el año pasado e incluso décadas atrás, según su edad. Los científicos han relacionado enfermedades como el Parkinson y la fatiga crónica a los organismos microscópicos y bacterias en el tracto intestinal.
    De hecho, no son tus genes que determinan su longevidad, como algunos creen. Es la expresión de tus genes lo que cuenta, y eso está fuertemente influenciado por tus elecciones de estilo de vida. Incluso hasta el 90% del riesgo de cáncer de una persona se debe a factores modificables, como los elementos enumerados anteriormente, mientras que solo el 10% se puede atribuir a defectos genéticos, afirma un estudio.
    Nutrir las bacterias intestinales es uno de los pasos más cruciales para mejorar la salud de los pacientes con disbiosis intestinal, y eso se puede hacer comiendo alimentos tradicionalmente fermentados como yogur crudo alimentado con pasto, kéfir y vegetales fermentados, que se pueden preparar en casa, y alimentos que contienen fibra, tales como frutos secos y semillas, frutas y verduras, y otros alimentos para promover una mejor salud digestiva.

    Alimentos para la disbiosis intestinal
    Los suplementos probióticos también pueden ser beneficiosos en el tratamiento de cáncer de colon. Evitar el azúcar, así como los alimentos envasados procesados, contribuirá en gran medida a equilibrar y optimizar su salud intestinal. Cuanto más se cuide de desarrollar la salud intestinal., cuanto más le ayude a aumentar su energía, a mejorar su sueño, a equilibrar sus niveles de estrés, a disminuir su riesgo de cáncer y otras enfermedades agudas y crónicas, e incluso a ayudarlo a perder peso. Hacer pequeños cambios ahora dará grandes dividendos en la forma en que piensas, sientes y funcionas.

    Artículos relacionados:

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.