• 29 JUL 14

    La importancia de su flora intestinal y su influencia en su salud no puede ser subestimada puesto que de importante relevancia.

    Se podría decir que el intestino realiza un papel de „segundo cerebro“ produciendo incluso más serotonina (hormona que influye en el estado anímico) que éste mismo. También alberga múltiples bacterias que superan 10 veces en número a las células de todo el cuerpo y mantiene el equilibrio de las bacterias buenas y malas que es la base de una buena salud.

    La Dra.  Nutricional deNatasha Campbell-McBride es una neuróloga rusa que trata a niños y adultos autistas, con dificultades de aprendizaje, trastornos neurológicos, psiquiátricos, inmunológicos y digestivos, utilizando su Programal Síndrome del Intestino y Psicología (GAPS).

    El objetivo de este programa es identificar la forma de mejorar la función bacteriana, mejorando el medio dónde se encuentran y así favorecer la lucha contra enfermedades y a la vez optimizar su salud.

    Uno de los objetivos principales del programa GAPS es ’sanar y sellar su revestimiento intestinal‘. Hacen mención del término „Síndrome del Intestino y la Psicología“, donde hablan sobre que cualquier alteración cerebral por lo general está relacionada con el sistema digestivo.

    Las principales enfermedades indicadas para seguir el programa GAPS son: Esclerosis múltiple, Diabetes Tipo 1, Artritis reumatoide, Osteoartritis, Lupus, Enfermedad de Crohn, Colitis ulcerosa, Enfermedades de la piel crónicas, Problemas renales, Enfermedades urinarias, Problemas alérgicos y atópicos, Enfermedades Degenerativas, Síndrome de fatiga crónica, Fibromialgia, Encefalomielitis Miálgica (EM) y Enfermedades Inflamatorias intestinales, entre otras.

    Una vez que su sistema digestivo esté sano y trabajando correctamente, se sorprenderá de cuántos de los síntomas que tenía se originaban en el sistema digestivo, ya que la mayoría de ellos comienzan a desaparecer.

    ¿Qué es el Protocolo Nutricional GAPS?

    El protocolo GAPS está diseñado para reparar el revestimiento intestinal.

    La Dra. McBride comenta que“Nuestro sistema digestivo está cubierto de unas células denominadas enterocitos, que viven como máximo tres días y  son remplazadas por unas nuevas. Esta regeneración celular del revestimiento, es un proceso muy activo“.

    Para que se puedan producir nuevos y saludables enterocitos, son necesarios dos elementos: bloques de construcción para ellos, porque están hechos de proteínas, ciertas grasas, vitaminas, enzimas y otras moléculas activas, y para que organizcen el proceso, se necesitan microbios benéficos en su sistema digestivo y una flora intestinal sana .

    Las personas con el Síndrome del Intestino y la Psicología no cuentan con estos factores. No tienen suficientes bloques de construcción por la mala alimentación y su revestimiento intestinal tiene numerosas bacterias patogénicas, virus, hongos, lombrices, protozoos y otros microbios patogénicos. Por esto, los microbios benéficos son muy reducidos y el balance entre las bacterias buenas y malas es muy desigual.

    En experimentos con animales, al esterilizar su tracto digestivo, encontraron que el proceso de regeneración celular en el revestimiento intestinal estaba muy alterado. El tiempo de formación de un nuevo enterocito se duplica, nacen mutados y algunos de ellos son cancerosos; son incapaces de desempeñar sus funciones correctamente. Por ello, lo que se necesitaría es eliminar los patógenos y remplazarlos por las benéficas, y proporcionarl los bloques de construcción para que el revestimiento intestinal pueda producir nuevos enterocitos funcionales. Esto es lo que ofrece el Protocolo Nutricional GAPS.

    Factores del Protocolo Nutricional GAPS

    El Protocolo Nutricional GAPS contiene tres elementos:

    • 1. Nueva alimentación, para favorecer el proceso de regeneración celular y permitir que se formen nuevos enterocitos saludables.
    • 2. Probióticos, para „repoblar“ el intestino con bacterias saludables.
    • 3. Desintoxicación

    Etapas de la Dieta GAPS

    La Dieta GAPS está estructurada en tres etapas:

    • 1. Introducción a la Dieta GAPS
    • 2. Dieta GAPS Completa
    • 3. Retiro la Dieta GAPS

    No se tiene que seguir necesariamente este orden. La introducción a la dieta GaPS tiene seis etapas, en las que se introducen gradualmente los alimentos. Requiere de mucho tiempo, práctica y perseverancia. En cambio la Dieta GAPS Completa ofrece una gama mucho más amplia de alimentos siendo así más fácil comenzar en esta etapa.

    Beneficios para la salud de los Vegetales Fermentados

    Los vegetales fermentados son la base de la dieta GAPS. Las bacterias benéficas que contienen son muy buenos desintoxicantes, capaces de eliminar por las heces diversas toxinas y metales pesados (gracias a los quelantes).

    No es necesario consumir grandes cantidades. Se recomienda comer cerca de un cuarto a media taza por día de estos vegetales o alimentos cultivados tales como el yogurt. La kombucha también es una buena bebida fermentada. Cuanto mayor sea la variedad de alimentos fermentados en su alimentación, mayor será también la variedad de microorganismos que le aportarán.

    La sociedad moderna no cuida la flora intestinal

    La mayor parte de las personas tienen afectada la flora intestinal , por la toma de antibióticos, píldoras anticonceptivas, o cualquier otro medicamento a largo plazo. También tomamos sustancias tóxicas mediante los alimentos, bebidas ,etc. Como resultado, nuestro organismo está expuesto a mercurio, plomo y otros metales  y sustancias tóxicas, que nuestra flora intestinal no es capaz de eliminarlos y se trasladan mediante el torrente sanguíneo a todo nuestro cuerpo.

    Los metales tóxicos tienen afinidad por los tejidos grasos, por lo que se almacenan en el cerebro, la columna vertebral y el sistema nervioso. También llegan a su médula ósea y al resto de los órganos del cuerpo, causando leucemia, linfomas y otros problemas.

    La Dra. McBride ha llegado a la conclusión de que hay conexión entre la flora intestinal dañada de las mujeres y los problemas de desarrollo en sus hijos, especialmente con el autismo. Estos niños, con daños en la flora intestinal desde su nacimiento, también son más propensos a sufrir daños por vacunas.

    Restaurar el funcionamiento de la flora intestinal en las mujeres embarazadas y de los bebés es una de las mejores intervenciones que se pueden realizar para que no desarrolle problemas cerebrales o de socialización, enfermedades a erradicar y que ya se están buscando soluciones para paliar, por ejemplo, el autismo mediante la ingesta de Vitamina D, como os comentamos hace apenas unas semanas.

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.