• 26 MRZ 13

    Los casos de ansiedad aumentan cada día desde que comenzó la crisis. Hay que aprender a evitar el malestar y la angustia así como el nerviosismo y otros factores más que nos alteran de forma brusca, porque estos síntomas se pueden convertir en un problema grave de salud. Los síntomas físicos que produce la ansiedad pueden variar dependiendo de la persona, pero los más frecuentes van desde molestias gástricas e intestinales, pulso acelerado, sudoración, dolor de cabeza, dificultades respiratorias, sofocos, insomnio, y así un sin fin…

     Para ayudar a reducir estos síntomas hay que recordar algunos consejos. 

    1. Para reducir la angustia hay que controlar la respiración, la técnica consiste en respirar profunda y lentamente para que el aire llegue bien a los pulmones, de esta manera la tensión muscular también va desapareciendo.
    2. Hacer una lista de preocupaciones con lo positivo y negativo e intentar buscar soluciones sean cuales sean, ayudará a sentir tranquilidad.
    3. Pensamientos positivos ¡siempre!. Sólo así se consigue una visión optimista que proporciona serenidad.
    4. En la mayoría de los casos el ejercicio físico está demostrado que tiene beneficios psicológicos entre otros, ayuda a incrementar endorfinas que mejoran el estado de ánimo y ayudan a la hora de dormir.
    5. Compartir los problemas y poder desahogarse evita sentimientos de soledad y tristeza, y los amigos y la familia son fundamentales para las relaciones humanas.
    6. Todos los problemas son grandes a la hora de dormir porque no paramos de darle vueltas a las cosas, en estos casos cuando los episodios de ansiedad se repiten de forma frecuente la homeopatía puede ayudar mucho a superar estas dificultades y otras: Si no lo has probado HAZLO y VERÁS.

     

     

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.