• 06 MRZ 13

    ¿Hay que sacarse los empastes de amalgama, o no? Es una decisión difícil. Cada uno de los empastes de amalgama puede contener hasta 250 mg o más de mercurio. Algunos estudios hablan de que siete empastes contienen 2 gramos de mercurio.

    problemas con amalgamaLa amalgama, buena, desde luego no es. A partir de los 20 años como muy tarde desprenderá mas y mas metales tóxicos. De esta manera se produce una lenta intoxicación crónica que debilita el sistema inmune y puede ser la responsable de muchas enfermedades. Solo un test de orina con DMPS ofrece un diagnostico claro y seguro de la situación real del paciente. Muchos de nuestros pacientes se quedaron sorprendidos de los valores tan altos que presentaban porque aparentemente no presentaban síntomas. Pero suele llegar un punta de no retorno, la llamada gota que colma el vaso, y entonces se dan graves enfermedades que son difíciles de tratar porque un cuerpo intoxicado no responde como uno sano.

    Lo que no está claro es, si a uno mismo le hará daño o si uno mismo es sensible a ese daño. Aquellas personas que han sufrido un calvario después de quitarse los empastes de amalgama son, entre otras, una fiel muestra del daño que puede hacer y de lo importante que es si uno se decide a sacarla, de hacerlo tomando las medidas necesarias. Aun así muchos ni saben lo que es una amalgama y si  tienen amalagma dental.

    El mercurio por su presencia en los empastes y en el pescado es hoy en día la segunda causa más frecuente de intoxicación por metales. El aumento de su presencia en el pescado que consumimos ha llevado a que se baje la recomendación de consumo de pescado semanal de tres a dos veces por semana.

    Los empastes de amalgama se componen en un 50% de mercurio.

    El thiomersal contenido en las vacunas contiene mercurio. Al ver los efectos negativos del mercurio contenido en las vacuna, las autoridades sanitarias han exigido la producción de vacunas sin thiomersal o por lo menos con una cantidad de mercurio inferior. Muchos profesionales de la salud no han creído en la problemática hasta el día en el que han atendido a un paciente cuyos problemas de salud después de un largo periplo diagnóstico pudieron ser atribuidos con total seguridad a sus empastes de amalgama. Un problema que hoy en día aun no es tan frecuente pero en el futuro lo será mucho más, es la intoxicación por el mercurio contenido en la amalgama de los empastes de nuestros dientes. Su frecuencia aumentará en el futuro porque a partir de los 25 años de haber sido aplicado el empaste de amalgama aumenta significativamente la cantidad de vapor de mercurio que suelta dicho empaste. mercurio

    El mercurio puede evaporar a temperaturas de 20º C siendo altamente tóxico.

    La temperatura en la boca puede llegar a ser hasta de 60 grados de manera que frecuentemente se libera vapor de mercurio el cual es absorbido por el cuerpo. Un estudio de la Universidad de Erlangen detectó que al masticar chicle el contenido de mercurio en la saliva sobrepasaba 190 veces el valor máximo autorizado de mercurio en agua potable. Aún así la intoxicación es un proceso lento pero la lista de sus posibles síntomas es eterna. En nuestra consulta nos ayudamos de un cuestionario para determinar si puede existir una intoxicación por mercurio.

    El tratamiento de esta problemática es muy controvertido incluso en los congresos en los que coinciden especialistas en la materia. Hay que hacer hincapié en que el tratamiento de esta patología es muy complejo por lo que desaconsejamos como siempre, pero en este caso mucho más, un tratamiento por cuenta propia. Todos aquellos que han tratado pacientes de intoxicación por mercurio, procedente de la amalgama de los empastes de los dientes ha vivido más de un caso desesperante con complicaciones imprevistas e incomprensibles.

    Cada empaste de amalgama contiene, alrededor de 250 mg de mercurio. Cuanto mas tiempo pasa desde la implantación del empaste, mayor es la secreción de vapores de mercurio.

    La decisión de si quitar los empastes en muchos casos es muy difícil.

    Para ayudar en esta decisión disponemos de un cuestionario en el que el paciente puede ver cuales de sus síntomas pueden tener que ver con una intoxicación por mercurio. Aparte existen pruebas diagnosticas de laboratorio que pueden ser de ayuda en la toma de decisión. En los casos en los que se estima necesario solemos hacer un test de movilización con DMSA. En este test se mide el mercurio en orina antes y después de una cierta dosis de DMSA con lo que se dispone de un valor fiable y objetivo para tomar una decisión. Las enfermedades producidas por mercurio son muy variopintas y llegan hasta la degeneración de los nervios y de nuestra masa cerebral.

     

    empastesExisten múltiples protocolos para la desintoxicación de la amalgama. Será primordial tener un buen dentista, para sacar los empastes tomando las precauciones necesarias. Para esto trabajamos con dentistas que tienen experiencia en este campo y toman las medidas consideradas como las necesarias por los especialistas en tratamientos de pacientes con intoxicación por mercurio. No todos los dentistas tienen la experiencia necesaria con estos casos y por ende no toman las medidas necesarias al extirpar los empastes. Esto puede llevar a verdaderos desastres en la salud de aquellos pacientes predispuestos. Los que tratan pacientes con esta problemática han vivido casos de pacientes con graves complicaciones por que la manera de quitar la amalgama no fue la correcta. Al no ser correcta la extracción de los empastes se produce una intoxicación aguda por los vapores de mercurio que son absorbidos por las mucosas de la boca lo que puede ser el principio de una enfermedad que puede durar en los peores casos de por vida. El dentista generalmente no quitará todos los empastes de una vez, sino cuadrante a cuadrante. Protegerá al paciente con un dique de goma, utilizará un sistemaCleanUP, le pondrá al paciente mascarilla/gafas de buceo  y aplicará oxigeno por la nariz. El paciente llevará gafas de protección para no absorber los gases desprendidos por la mucosa de los ojos. El taladro utilizado será de giro lento y sacará los empastes en trozos lo más grandes posibles. También utilizará un taladro especial para metales pesados. Se sacará en trozos grandes con un escoplo. En algunos casos se administrará tiosulfato de sodio como enjuage. Este procedimiento se utilizará adaptado a cada caso especial pero también en la retirada de otros metales de la boca. Durante el fresado el paciente respirará 5-6 litros de oxígeno por minuto. El empaste de amalgama normalmente es sustituido primero por empastes de composite sin BPA, provisionales de cemento, otras se pone enseguida circonio. Es fundamental acompañar la extracción de un tratamiento quelante apropiado con chlorella pyrenoidosa entre otros. El ritmo al que se saca los empastes varia. Pero sobre todo para alérgicos es muy importante saber que 12-14 días después de la primera retirada de amalgama, aumenta el numero de células inmunes que reaccionan frente a sus componentes por lo que puede haber graves reacciones alérgicas. Por esto a veces es aconsejable hacer un cuadrante cada 2-4 días o bien posponerlo 8 semanas ya que entonces la respuesta inmune ha disminuido otra vez. Una retirada 2-3 semanas después puede provocar un verdadero desastre!


    retirada de amalgamaUna parte es la correcta extracción de amalgama y la otra parte -no menos importante- es el tratamiento medicamentoso posterior a la extracción de la amalgama. En algunos casos incluso se empieza con el tratamiento medicamentoso antes de la extracción, en otros se empieza con el tratamiento inmediatamente después de la extracción y en algunos casos, que son los menos, no se precisa de tratamiento medicamentoso después de la extracción.

    Desgraciadamente existen muchos protocolos distintos de tratamiento. Cada especialista trabaja con aquellos que le han dado mejor resultado en el pasado. Siempre se adecuará el tratamiento al caso concreto. Aun así uno siempre se ve expuesto a casos nuevos donde los protocolos usados no sirven y entonces hay que adecuar el tratamiento a la nueva situación. Disponemos de varios protocolos para el tratamiento según la sintomatología que se presente.

    En todos nuestros protocolos se utilizara chlorella pyrenoidosa en polvo de buena calidad. La chlorella en polvo siempre es superior a aquella en comprimidos, su efecto desintoxicante es mucho mayor. Alergias a chlorella son extremadamente infrecuentes, aún así se pueden dar y hay que saber reconocerlas. Únicamente en casos especiales se utilizará los comprimidos pero la chlorella a utilizar será siempre la pyrenoidosa y no otras formas. Es comúnmente aceptado que la chlorella pyrenoidosa es superior a las otras formas que existen. Pero habrá que poner atención en que sea un producto de buena calidad ya que en el pasado ha habido muchos casos de productos con contaminación por metales. También se utilizara allium sativa acompañando el tratamiento con chlorella. En algunos casos se utilizara ácido alphalipoico. A partir de un cierto momento se necesita utilizar cilantro, MSM y también DMSA.

    amalgama

    De siempre ha habido muchísimas discusiones de si chlorella era necesaria para la desintoxicación de la amalgama. La mayoría de los especialistas sin embargo están hoy en día todos de acuerdo en que la chlorella es imprescindible en el tratamiento de esta patología. El DMPS vale para desintoxicar por riñon y la chlorella para hacerlo por vía digestiva. Muchos incluso recomiendan poner el polvo de chlorella encima del diente una vez extraida la amalgama para conseguir eliminar mas. Revisando los estudios hechos en los últimos 5 años no se encuentran datos concluyentes a favor de la desintoxicación con chlorella, pero la práctica clínica de muchos expertos está claramente a favor del uso de chlorella pyrenoidosa. Daunderer, que demostró intoxicaciones por amalgama en más de 10.000 personas, es uno de los pocos especialistas que rechaza el uso de chlorella. Se suelen utilizar dosis y protocolos muy distintos. Dependiendo de cada caso se cambian constantemente las dosificaciones o se hacen fases de dosificación alta seguida de baja. La dosificación dependerá de cada caso, atendiendo a los síntomas presentes y de la respuesta a la chlorella. Se dan muy pocos casos en los que la chlorella no es tolerada y produce síntomas intestinales. En muchos casos es conveniente tomar la mayor parte de la dosis entre las 18°° y medianoche ya que el hígado desintoxica sobre todo por la noche. En muchos pacientes dosis menores resultan mas problemáticas que dosis mayores de chlorella.

    El DMSA y el DMPS son otras sustancias muy controvertidas pero hacen falta en ciertos casos aunque en comparación a la chlorella pueden ser menos efectivos y son mucho más difíciles de manejar. Se conocen muchos casos donde se han producido graves problemas de salud por tomar chelantes – el DMSA o el DMPS – de manera inadecuada. Protocolos de tratamiento en los que se administra una dosis diaria de DMSA o DMPS al paciente deben ser evitados. Estos son los tratamientos que pueden provocar verdaderos desastres con lo que el paciente sufre un calvario de síntomas por períodos largos de tiempo (a veces más de un año). Aun así hay casos en los que se hace necesario utilizarlos, sin normalmente ser una primera opción de tratamiento. En la mayoría de los casos en los que se utiliza DMSA o DMPS es necesario utilizar MSM en algún momento. Cuando se utiliza DMSA habrá que utilizarlo siempre y ante todo habrá que poner atención en rellenar los depósitos antes de empezar con el DMSA. El manejo del DMPS es más complicado por lo que se suele preferir el DMSA. Por lo demás el DMPS parece ser muy superior al DMSA en general pero puede ser al revés en lo que concierne la detoxificación del cerebro.

    Dos sitios donde se suele acumular el mercurio son la corteza suprarrenal y el cerebro.

    6

    Muchas de las sustancias que se utilizan para la detoxificación no pasan al tejido cerebral. Habrá que poner cuidado en no empezar demasiado pronto con movilizar los depósitos cerebrales de mercurio. Las sustancias útiles para la detoxificación cerebral son sobre todo el DMSA, el MSM y el cilantro. Un estudio de 2010 demostró que el DMSA eliminaba mercurio de riñones y sangre.

    Durante el tratamiento habrá que controlar ciertos valores de la sangre para evitar tener problemas. Y durante ciertas fases del tratamiento habrá ciertas sustancias que habrá que prohibir. El selenio, por ejemplo, puede dar muchas veces problemas por que puede formar complejos insolubles con el mercurio. En el momento de tomar cilantro nunca se podrá dar vitamina C. La dosis de allium sativa, ha de ser adaptada a cada caso individual, pero en la mayoría de los casos se da 3 veces al día, en el momento que se toma la chlorella en una dosis de 10 gotas. Durante el tratamiento habrá que asegurar de que no se produzca una depleción de minerales, cosa muy frecuente durante estos tratamientos. Este articulo en ingles informa ampliamente sobre los problemas con el mercurio.

    Cuando se tratan estos pacientes en muchos casos, se tratan de personas muy sensibles a todos los estímulos externos por lo que no es infrecuente tener complicaciones inesperadas durante el tratamiento. Únicamente aquellos terapeutas con experiencia práctica en estos tratamientos sabrán manejar estas situaciones. Cualquier persona que se decida a dar el paso de quitarse sus empastes de amalgama hará bien en asegurarse haber encontrado al dentista y al médico con la experiencia necesaria para este tratamiento. Muchos dentistas aunque aseguran tener experiencia realizan las extracciones de manera inapropiada y sin las medidas de seguridad necesarias. Una vez programada la extracción habrá que someterse generalmente a un tratamiento medicamentoso. En el enlace anterior se encuentra una tesis que explica muy bien lo que es una amalgama dental.

    En general es mejor informarse de esta parte del tratamiento antes de la extracción de la amalgama ya que muy pocos dentistas ofrecen este tratamiento o tienen la experiencia necesaria para tratar los casos complicados.

    Enlaces recomendados:

    La toxicidad de las bombillas de bajo consumo:

    http://www.youtube.com/watch?v=xK2Xwf5HOIk 

    Las lámparas de bajo consumo son perniciosas para la salud, afirmó la Federación Alemana de Biología de la Construcción. Además de contener mercurio y emitir su vapor al encenderse, altamente tóxico, no se debe subestimar la elevada radiación electromagnética de estas luces, agregó la entidad. „Con ello, las lámparas de bajo consumo superan la norma mundial de radiación para computadoras en algunos casos entre 12 y 40 veces“, sostuvo el biólogo Johannes Schmidt, miembro de la federación. El experto previno asimismo de los efectos a largo plazo del espectro de luz de estas lámparas, un efecto especial y titilante „sobre el cual se sabe demasiado poco“. El componente azul de la luz emanada de las lámparas de bajo consumo podría desencadenar estrés e insomnio debido a que inhibe la secreción de la hormona del sueño, la melatonina. Por el contrario, el espectro de las lámparas incandescentes es más similar al de la luz solar.


     Empastes de metal

    Intoxicación de mercurio

    Sintomatología

    Academia Internacional de Medicina Oral y Toxicología

    Planta que expulsa mercurio de su interior

    Tratamiento de la toxicidad del mercurio 

    Se deben eliminar las amalgamas dentales

    Cuestionario sobre enfermedad debida a amalgama en inglés

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.